Ansiedad Generalizada: génesis

Seguramente, aunque solo haya sido por un momento, te habrás preguntado cómo ha llegado hasta ti la dichosa ansiedad. Y probablemente muchos de vosotros la atribuís a la mala suerte, al azar, etc. Pues bien, vamos a olvidarnos de lo que no podemos controlar, y centrémonos en lo que sí podemos controlar. Y queridos amigos, la ansiedad se sufre, y por lo mismo, se controla y se supera. Por ello en esta publicación os ayudaremos a dar los primeros pasos para controlarla: conocer cómo llega a nosotros.

Vulnerabilidad biológica

Aunque no podamos hablar directamente de una carga genética específica para la ansiedad, quizá sí exista una hipersensibilidad biológica que sobreexcite nuestro sistema nervioso ante situaciones amenazantes o estresantes.

Vulnerabilidad psicológica

Lo biológico y lo psicológico siempre actúan de la mano.

¿Qué entendemos por vulnerabilidad psicológica?. La vulnerabilidad psicológica hace referencia a la sensación de que las situaciones que nos parecen amenazantes son además impredecibles y/o incontrolables, y esto lo hemos ido adquiriendo poco a poco (sin darnos cuenta) desde nuestra infancia, desde nuestras experiencias evolutivas más tempranas. De esta forma, si desde pequeños no aprendimos (o no nos enseñaron) a responder de forma adecuada a las situaciones estresantes que se nos presentaban, ahora de mayores responderemos a las demandas de nuestro ambiente de la forma que hemos hecho siempre: con preocupación y ansiedad.

Además, y citando a Borkovec (1994), podemos hablar de antecedentes vitales negativos o experiencias traumáticas en personas que ahora sufren de ansiedad generalizada. Entre ellos: vivencias de rechazo por parte de los padres, enfermedad en la infancia, sufrir agresiones en la infancia, pérdida temprana de un progenitor, etc. Aunque como decimos, interviene un factor biológico y un factor psicológico, por tanto estos antecedentes no son necesarios, pero sí pueden ser predisponentes para el origen de un Trastorno de Ansiedad Generalizada.

En la próxima publicación hablaremos sobre cómo mantenemos la ansiedad, el famoso círculo vicioso.

Un afectuoso saludo!

No olviden visitar la web www.vivesinansiedad.com

Cristóbal Hurtado, psicólogo colaborador en Vive sin Ansiedad.

 

About The Author

Cristobal Hurtado

Psicólogo colaborador en Vive Sin Ansiedad

1 Comment

  • sandra spinardi

    Reply Reply 28 abril, 2015

    Hola! Tuve mi primer episodio de ataque de pánico, cuando mi hijo se fue a vivir con su papá a Misiones( provincia muy alejada del lugar donde vivía: Buenos Aires).Me recupere con ayuda psicológica, medicación ( clonazepam) y por el hecho que al año y medio mi hijo volvió. Pero luego del fallecimiento de mi padre , seis años después, el cual fallece en cuestión de cuatro meses de detectada su enfermedad terminal, si bien no puedo compararlos con los síntomas que sufrí en el pasado, si tengo necesidad de aislamiento, rechazo a los lugares con mucha gente y tengo a veces dificultad para dormir.

Leave A Response

* Denotes Required Field