En el pecho

Taquicardias y palpitaciones: Sientes que tu corazón empieza a latir más fuerte y rápido de lo normal sin motivo alguno. Continúa una sensación de miedo y temor a que pueda pasarte algo grave.

Dolor, pinchazos, quemazón y opresión en el pecho: Son extrañas  y desagradables sensaciones que aparecen en la zona del pecho y te hacen creer que algo grave te va a ocurrir de forma inminente.

Miedo a tener un infarto: Por lo general, los anteriores síntomas suelen traer consigo un horrible miedo a creer que puedas tener un infarto o ataque al corazón o algún otro problema cardíaco.

 

 

En la cabeza

Mareos: Tienes una sensación de mareo extraña que te hace temer que puedas desmayarte. En ocasiones estos mareos son intermitentes y en otras ocasiones son constantes.

Dolor de cabeza: Dolores de cabeza intermitentes o que te acompañan durante todo el día. En ocasiones pinchazos localizados en determinadas zonas de la cabeza.

Aturdimiento mental: Te sientes aturdido, y con gran dificultad para concentrarte.

Tristeza y apatía: Te sientes deprimido, triste, con ganas de llorar y sin ganas de hacer las cosas que tanto te gustaban hacer.

Miedo a desmayarte: En ocasiones estos síntomas suelen traer consigo un horrible miedo a poder desmayarte.

 

Respiración

Sensación de falta de aire: De pronto sientes que te cuesta respirar y comienza una horrible sensación de angustia.

Opresión en el cuello: Sientes una ligera presión que te impide respirar en la zona alta del pecho, justo donde empieza el cuello.

Sensación de tener algo en la gartanta y dificultad para tragar.

Hiperventilación: Tu ritmo respiratorio aumenta a la vez que sientes que te cuesta cojer aire.

Miedo a morir por asfixia: Al igual que las taquicardias y el miedo a tener un infarto, estos síntomas suelen venir acompañados de un horrible miedo a poder morir al dejar de respirar.

 

Pensamientos

Pensamientos obsesivos perturbadores: Lo peor de la ansiedad es que no puedes quitártela de la cabeza. Está presente en todo momento y en ocasiones con pensamientos horribles.

Suelen ser pensamientos relacionados con la muerte, con poder hacer daño a alguien o a ti  mismo en un arrebato incontrolable en contra de tu propia voluntad.

Estos pensamientos son recurrentes y cuanto más intentas hacer que desaparezcan, mas intensos se hacen.

Puedes estar totalmente tranquilo ya que todos ellos desaparecerán por completo en cuanto cures tu ansiedad. No tienes porqué temer.

 

Sensaciones

Desrealización: También conocidas como sensaciones de irrealidad. Es como si las cosas que te rodean hubieran cambiado y te resultaran “extrañas o irreales”

Se trata de un síntoma perceptivo de la ansiedad el cual nos hace percibir la realidad de forma alterada. Algunos lo describen como estar viendo la vida a través de una película, o ver las cosas en tercera persona de forma automática.

Desrealización: Es un síntoma muy parecido a la desrealización, y consiste en no reconocernos a nosotros mismos. Te miras al espejo y sabes que eres tu, pero por algún motivo te ves extraño o diferente.

Al dormir

Insomnio: Dificultad para conciliar el sueño. La propia ansiedad crea una alteración nerviosa que dificulta la conciliación del sueño.

Despertares nocturnos: Te despiertas en mitad de la noche y en ocasión aparecen mareos, taquicardias y agitación mientras duermes.

Miedo a dormir: Tienes miedo a poder quedarte dormido y poder perder el control de tus propios actos y hacer algo horrible en contra de tu propia voluntad.

Pesadillas o sueños inquietos: Por lo general la ansiedad suele provocar sueños inquietos o pesadillas que nos impiden tener un sueño placentero.

Otros

Visión Borrosa: Sientes que tu vista ha empeorado bastante desde que tienes ansiedad.

Temblores: Sobretodo en extremidades como manos, y piernas.

Sudoración: Debido a un sistema nervioso alterado suelen aparecer episodios de sudoración anormales.

Adormecimiento de brazos y piernas y cara: Sientes que tus brazos o piernas se duermen y no reaccionan. En ocasiones aparece una sensación de pinchazos (no dolorosos pero si desagradables).

Problemas digestivos: Nauseas, estreñimiento o diarrea son problemas digestivos característicos de la ansiedad generalizada.

Depresión y tristeza.

 

Existen muchos otros síntomas, pero estos que hemos mencionado son los mas comunes.

Además también estos síntomas pueden derivar en otros síntomas secundarios “especialmente fobias y miedos” tales como:

Agorafobia: Miedo a ir a determinados lugares (centros comerciales, calles muy transitadas, o incluso miedo a salir de tu propia casa)

Claustrofobia: Miedo a los espacios reducidos (ascensores, habitaciones pequeñas, espacios cerrados etc)

Fobia social: Miedo a hablar en público o a exponer un discurso o algo similar delante de mucha gente.

En definitiva, la ansiedad puede causar muchísimos síntomas que reducen tu calidad de vida y no te permiten vivir tranquilamente.

Es el momento de tomar el control de tu vida de nuevo, y en Vive Sin Ansiedad.com estamos dispuestos a ayudarte desde hoy, hasta que cures tu ansiedad.