“Unos meses después de padecer aquel ataque de pánico, no podía vivir de forma normal. El simple hecho de ir al supermecado, conducir, ir al trabajo o quedar con amigos me provocaba muchísima ansiedad. Las bruscas palpitaciones y esa sensación de ahogo hacían que diera marcha atrás y me fuera a casa. No podía estar sola/o. El ataque podía aparecer en cualquier momento. Temía estar volviéndome loca/o, no entendía qué me estaba pasando´´.

Este puede ser el testimonio de tantas y tantas personas que sufren de ansiedad. Y es que cuando los síntomas aversivos que produce la ansiedad nos impiden realizar una vida normal, relacionarnos de forma normal, trabajar de forma normal, entonces hablamos de agorafobia.

El término agorafobia proviene del griego “ágora´´ (plaza pública) y “phobos´´ (deidad del miedo). La definición del término se ha generalizado incluyendo miedo a lugares públicos de diversa índole como estar fuera de casa, mezclarse con gente, hacer cola, viajar, etc. El DSM-IV-TR define la agorafobia como:

A) Miedo a estar en lugares o situaciones de los cuales pueda ser difícil o embarazoso escapar o en los cuales pueda no disponerse de ayuda en el caso de tener un ataque de pánico o síntomas similares a los del pánico (mareo, caída, despersonalización, desrealización, etc.). Considerar el diagnóstico de fobia específica si la situación se limita a una/algunas situaciones específicas, o fobia social si lo que se evita son las situaciones sociales.

B) Ante las dificultades esperadas para escapar de la situación, tal situación se evita o si no queda otro remedio se soporta pero a costa de un gran malestar o ansiedad o la persona necesita estar acompañada.

La agorafobia normalmente se inicia con miedo/pánico en algún sitio público, y se reduce cuando el paciente escapa de la supuesta situación aversiva. A diferencia del resto de fobias, la agorafobia es el temor a la pérdida de seguridad, a perder la protección del hogar. Incluso pensar en los lugares o situaciones que resultan aversivos suscita una importante ansiedad anticipatoria.

La evitación es lo más incapacitante para el paciente, es lo que hace que en los casos más graves el paciente quede recluido en casa. Más abajo podemos ver un listado de situaciones agorafóbicas típicas (Barlow y Craske, 1994) :

  • Conducir
  • Transportes públicos
  • Hacer colas
  • Multitudes
  • Grandes almacenes
  • Restaurantes, teatros
  • Irse lejos de casa, estar solo en casa
  • Ascensores, escaleras mecánicas

Queridos amigos de Vive Sin Ansiedad, en el artículo de hoy hemos querido introducir un poco el concepto de Agorafobia. En la siguiente publicación nos adentraremos un poco más en el trastorno.

No olviden entrar en www.vivesinansiedad.com

Un afectuoso saludo!

Cristóbal Hurtado, psicólogo colaborador en Vive Sin Ansiedad.


Eric K Gutiérrez (Fundador de Vive Sin Ansiedad)

Soy el fundador del método ViveSinAnsiedad. Una vez que conseguí superar mi ansiedad, decidí invertir mi tiempo en ayudar a personas a curar la ansiedad del mismo modo que yo lo hice. Si aún no me has conocido a través de las redes sociales o de mi canal de youtube, mi nombre es Eric y soy el rubio que sale en la foto. Vivo en Madrid con mi familia y soy el director de una empresa de marketing y publicidad. Me encanta la paella y el pollo asado. Por mi forma de ser, jamás hubiera dicho que yo fuera a sufrir ansiedad, depresión o algo así. Sin embargo, después de que la ansiedad me hiciera pasar los peores dos años de mi vida, decidí dedicar parte de mi tiempo a ayudar a otras personas con el mismo problema, y aunque está mal que yo  lo diga... " se me daba muy bien" y así nació Vive Sin Ansiedad. Vive Sin Ansiedad, es mi proyecto personal (más que un trabajo, es como un hobbie que me apasiona). Un proyecto vocacional con el que además me siento orgulloso de haber ayudado a muchísimas personas del mundo entero a superar su ansiedad. He depositado mucho cariño en este proyecto el valor que tiene para mi, es incalculable.