Procrastinación en la ansiedad, ¿qué es?

Si consultamos en un diccionario la palabra “procrastinación´´ podremos ver una definición que nos habla de “diferir, aplazar, postergar´´. Y si nos ceñimos a la raíz latina vemos que proviene de pro que significa “adelante´´ y crastinus que significa “del mañana´´. Pero saltándonos un poco la definición de diccionario, veamos la definición que tiene que ver con los nuestro, la definición psicológica, y más concretamente la que tiene que ver con la ansiedad.

De esta forma podemos definir la procrastinación como el fenómeno de posponer una acción,actividad o decisión que debemos y nos gustaría realizar bien, pero que no lo hacemos por temor o ansiedad a las consecuencias negativas que creemos que nos traerá, aunque estas no sean probables. De hecho estas acciones, actividades o decisiones se sustituyen por otras que reportan placer a corto plazo.

Cuando una persona sufre de ansiedad hay una serie de sensaciones mentales negativas como la frustración, una valoración negativa de sus capacidades, interpretación negativa de las consecuencias, etc., que llevan a la persona a la famosa evitación. ¿Y qué es la evitación en todo esto?, queridos amigos la evitación es la procrastinación, son sinónimos. Y como decimos en otras ocasiones, la evitación contribuye al mantenimiento de la ansiedad. Pues lo mismo pasa con la procrastinación, cuanto más procrastinemos, es decir, cuanto más aplacemos las tareas o decisiones que debemos realizar, más aumentará nuestra ansiedad y más la generalizaremos. 

Evidentemente hay una serie de características de la actividad a realizar o de la decisión a tomar que hacen que la persona las aplace más probablemente como por ejemplo que sea una actividad de suma importancia y sus consecuencias, que sea una actividad o decisión complicada y difícil, o que los demás tengan puestas unas expectativas muy altas en esta actividad.

El mecanismo que subyace a la procrastinación es el siguiente: 

  • Evitación. Estos pensamientos negativos de los que hablábamos antes hacen que la persona no se sienta capaz y evite realizar la actividad o tomar la decisión. De hecho no le es complicado evitarla porque piensa que no la está rechazando, sino que la está aplazando.
  • Frustración. Como hemos dicho en otras ocasiones la evitación reduce el malestar o la ansiedad a corto plazo, pero la mantiene a medio o largo plazo. Por ello surgen ahora en la persona sentimientos de frustración, desánimo, culpa, vergüenza, baja autoestima, etc.
  • Aumenta la ansiedad. Estos sentimientos negativos hacen que aumente la ansiedad, y con ello, las sensaciones físicas negativas que acarrea. Se trata por tanto de un círculo vicioso.

Ya sabéis amigos, para combatir la ansiedad, no procrastinar, no aplazar aquello que debéis hacer. Esto no significa que debáis realizar cualquier actividad que se os ponga por delante sin control alguno, porque puede ser contraproducente y una persona debe tener tiempo para sí misma, pero sí es importante que sepáis elegir las tareas dependiendo de la prioridad que tengan. Os recomiendo que veáis otro artículo de forodeansiedad.com en el que hablamos sobre cómo organizar nuestro tiempo, aquí lo tenéis.

No olvidéis visitar www.vivesinansiedad.com

Un afectuoso saludo!

 

 

 

About The Author

Cristobal Hurtado

Psicólogo colaborador en Vive Sin Ansiedad

1 Comment

  • VICENTE HIPOLITO LOPEZ RUIZ

    Reply Reply 27 julio, 2015

    me gusta este articulo pensé que postergar alguna actividades era normal cuando se sufre de ansiedad como evitarlas, poner pretextos,

Leave A Response

* Denotes Required Field