Si se pretende reducir la ansiedad diciéndose a uno/a mismo/a “no estés ansioso/a” es una de las peores formas para afrontar la crisis, y posiblemente esto hará que empeore. ¿Por qué?, muy sencillo. Si desplazamos nuestra atención hacia un estímulo neutro o positivo será mucho más fácil que intentar apartarla de algo negativo. Pues bien aquí van algunas técnicas de distracción o reconducción de la atención que nos servirán para apartarnos de las sensaciones corporales y los pensamientos catastróficos (Peurifoy,1993;Botella y Ballester,1997):

  • Externalización simple. Nos referimos a distraernos, intentando describir con precisión y detalle algún estímulo del sitio donde nos encontremos, es decir agudizar nuestros sentidos sobre algún objeto o situación que nos rodee. Por ejemplo observar minuciosamente el paisaje, sentir la textura de nuestra ropa, intentar oír una conversación o el ruido de la calle. Preferiblemente deben ser estímulos complejos para que sature nuestra atención lo máximo posible.
  • Ejercicios mentales. Comenzar alguna actividad mental que requiera una importante carga atencional, la suficiente para no estar centrados en las sensaciones aversivas. Por ejemplo contar hacia atrás de 100 a 0 de tres en tres, recordar la letra de alguna canción, comenzar a programar algún acontecimiento futuro, etc.
  • Actividades absorbentes. Realizar alguna actividad entretenida,algo que sea del gusto habitual de la persona. Por ejemplo leer un libro, practicar su hobby favorito, etc.

Queridos amigos estas son algunas técnicas para desplazar la atención de las sensaciones aversivas y de los pensamientos catastróficos. Les animo a que busquen cuáles son las mejores para ustedes y que las pongan en práctica.

No olviden visitar la web www.vivesinansiedad.com

Un afectuoso saludo!

Cristóbal Hurtado, psicólogo y colaborador en Vive Sin Ansiedad.


Eric K Gutiérrez (Fundador de Vive Sin Ansiedad)

Soy el fundador del método ViveSinAnsiedad. Una vez que conseguí superar mi ansiedad, decidí invertir mi tiempo en ayudar a personas a curar la ansiedad del mismo modo que yo lo hice.